Mayor o menor

Suele ocurrir que los niños de 2 a 5 años, conocen perfectamente los conceptos grande y pequeño, pero esto no implica que cuando aprenden los números, entiendan cuál es mayor que cuál. Normalmente entienden de forma natural las cantidades que representan el 1, el 2 y “muchos”, pero difícilmente saben de forma natural la diferencia entre el 5 y el 7 (sobre todo con 3 ó 4 años).

La siguiente actividad con Lego permite visualizar qué número es físicamente mayor que otro.

Aunque la idea de decidir si un número es mayor o menor que otro, implica sólo a dos número, a mí me gusta empezar representando todos los números (quiero decir del 1 al 10, o del 1 al 8…) , así tienen una visión de conjunto. Si el niño es algo más mayor o ya tiene esa visión general, podéis saltar este primer paso. Aunque realmente no os lo recomiendo, ya que de esta representación se pueden deducir otras propiedades de los números, que no es habitual que tengan interiorizadas en infantil.

Los materiales necesarios son los mínimos: 1 ó 2 folios (según la cantidad de números con los que vayáis a trabajar), rotulador y piezas de Lego (todas de la misma forma y tamaño). Para preparar la actividad, lo único que hay que hacer es cortar los folios en 8 ó 16 trozos iguales y escribir un número en cada trozo de papel. Si queremos introducir el signo “mayor/menor” (>/<), podemos escribirlo también en otro trozo de papel y, aunque en educación infantil no es necesario, puede resultar natural dentro de esta actividad.

    Para empezar a jugar, colocamos las tarjetas numeradas en el suelo y pedimos al niño que haga una torre delante de cada una tan alta como indique el número. Esto de que el número indique la altura no es algo evidente, de hecho este concepto es el objetivo de la actividad, así que les podemos ayudar diciendo que hay que poner tantas piezas como indique el número. Contar piezas y encajarlas, son instrucciones más claras.

   Así construimos algo como esto.

Ahora podemos preguntarle cual es el número más pequeño y cual el más grande. A la vista de las torres, seguramente no le será difícil identificarlos.

Podemos entonces adelantar dos de las torres, empezando por parejas bastante diferentes, como el 2 y el 5 y preguntarle cuál de ellos es mayor. Eligiendo diferentes parejas de números podemos jugar un rato a identificar el mayor y el menor.

Aprovechando que tenemos delante los números, pongamos del 1 al 10, representados “físicamente”, podemos observar diferentes propiedades:

 

  • Forman una escalera: esto es, si ordenamos los números del 1 al 10, su magnitud también está ordenada, si avanzamos por la escalera, siempre subimos o siempre bajamos, pero no hay saltos arriba y abajo, este es el verdadero motivo de que digamos 1-2-3 y no 2-1-3, por ejemplo.
  • Aprovechando la escalera, podemos proponer contar hacia atrás. En abstracto, sin los números escritos delante ni la representación de su magnitud, resulta difícil para los más pequeños, pero con esta escalera y los números debajo, la cuenta atrás es mucho más significativa. Para esto podemos utilizar un muñeco que recorra la escalera subiendo y bajando mientras cantamos el número del escalón en el que está.
  • Y una vez más, la escalera permite ver cómo van aumentando los números. Podemos empezar viendo como la altura de los escalones es la misma si ordenamos “bien” las torres, pero son de diferentes alturas si los descolocamos o quitamos uno de ellos de la escalera. Esto nos puede llevar a ver como añadiendo una pieza a una torre, esta “alcanza” la altura de la siguiente. Y al contrario, quitando una pieza de cualquier escalón, este se “reduce” al tamaño del anterior.  Así introducimos la idea de sumar o restar una unidad.

Está bien hablar indistintamente de escalón o torre, mezclándolos a propósito. Así ayudamos al niño, aunque parezca lioso, a no perder de vista que la construcción es sólo una representación, no importa que lo veamos como escalón o torre, lo importante es que representa al número que está en la tarjeta. De hecho, cuando el niño tiene cierta soltura, está bien retirar las torres y hacer las comparaciones directamente con las tarjetas.

No debemos pretender ni esperar que el niño vea estos conceptos el primer día que hacemos esta actividad, de hecho es preferible que los descubra poco a poco. Podemos sugerirle alguno, y dejar que él explore y saque sus propias conclusiones poco a poco.

Como decía al principio, podemos hacer otra versión del juego, sin escalera. Consiste en poner las tarjetas numeradas boca  abajo y elegir dos. El niño construye las torres correspondientes sólo a esos dos números y decide cual es mayor y cual menor.

1 comentario en “Mayor o menor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *